Amistad... ¿era la de antes?

 

Se acerca el popular “Día del amigo” y además de incluir festejos, regalitos y saludos, viene bien aprovechar para reflexionar.

La amistad, en estos tiempos quizás difiere en sus características con lo que se consideraba hace unos años, previos a la irrupción de las redes sociales, por ejemplo, puede que se haya establecido una nueva acepción para el término. Pero ¿somos capaces de verlo con claridad? o creemos y esperamos conductas de esas personas “amigas” que no van a producirse.

 

En la consulta de Counseling es frecuente que surjan diferentes problemáticas en torno a las amistades y los conflictos que traen aparejados que producen sufrimiento y en una gran cantidad de casos el común denominador es la expectativa incumplida y la subsiguiente frustración.

 

 

Es posible que la palabra amigo o amiga en la actualidad sea utilizada para definir algo más, que, sin excluir, abarque otro tipo de relaciones. Hoy esa persona cercana, que acompaña, que contiene, y en la que confiamos es una amiga, pero también se llaman amigas aquellas otras que agregamos en nuestras redes, aquellas a quienes vemos esporádicamente o con quienes ni siquiera se establece un encuentro.

Entonces, ¿por qué no aceptar y asumir que el lenguaje es dinámico y que se nombra de la misma forma a diversos tipos de vínculos y que por lo tanto puede ser que le demos una transcendencia excesiva y así también crecen nuestras expectativas en torno a ese tipo de relaciones?

Los vínculos profundos siguen existiendo por supuesto, pero no se establecen con todas las personas que hoy son llamadas “amigas”. Diferenciar y reconocer estos cambios pueden ayudar a evitar cierta frustración que acompaña estas fechas.

Poder disfrutar de esos saludos, salidas, encuentros, pero dándoles la verdadera dimensión que tienen, sin idealizar palabras, sin intentar encontrar aquello que no existe, sin desear una profundidad que no tiene, ni va a tener; es un modo de evitar decepciones y de aprovechar momentos que aún si son superficiales, nutren de un modo u otro, sólo es cuestión de no esperar algo que no se va a recibir ni de dar lo que no se desea.

Para ello repensar qué nos une con quienes nos rodean es una opción, y así, ver con una mirada nueva aquello que nos traen a nuestra vida, puede posibilitar que experimentemos satisfactoriamente cada vivencia que se nos presenta, independientemente del grado de profundidad de la misma.

Clr. Claudia Quiroga Daldi

Equipo de Difusión del Counseling de la Asociación Argentina de Counselors.

__________________________________________________

Acerca de la Asociación Argentina de Counselors

La Asociación Argentina de Counselors (Consultores Psicológicos) nuclea a los profesionales de esta disciplina desde 1991 y obtuvo su Personería Jurídica como entidad civil sin fines de lucro en 1993. Los objetos de la Asociación son: nuclear a los profesionales Counselors; generar espacios de capacitación y actualización; establecer las normas generales y el código de ética y velar por su fiel cumplimiento; promover la realización de trabajos de investigación y su difusión; establecer vínculos, suscribir acuerdos y convenios de cooperación con otras instituciones y organizaciones; proporcionar asesoramiento profesional; crear espacios para compartir experiencias profesionales y recreativas; y hacer del Counseling una acción preventiva, promotora del desarrollo y bienestar de las personas.

Acerca de la disciplina

La especificidad del Counseling es el desarrollo y el bienestar personal, su tarea de ayuda está dirigida a personas que necesitan un espacio de escucha y acompañamiento para comprender mejor sus problemas, tomar decisiones, o realizar cambios en algunos aspectos de sus vidas. El Counseling viene a llenar parte de un vacío socio-cultural, como una oportunidad para el desarrollo de las potencialidades de la persona, para que estos puedan reconocer sus propios recursos internos.

Como abordaje el Counseling no procura una cura, se corre del paradigma médico terapéutico; es una disciplina que interviene en el área de la promoción del desarrollo humano y el bienestar. Es decir, no actúa en campos donde ya existen otras profesiones que dispensan atención a personas afectadas por trastornos de la conducta o de la personalidad.

Se trata de una profesión que facilita, por medio de un proceso acotado en el tiempo y encuadrado en sus objetivos específicos, áreas y medios de intervención, un proceso de cambio a personas, parejas, familias y grupos. El profesional facilita la resolución de problemas, fomentando el desarrollo, el despliegue del potencial de la persona y el cambio, sin que esto implique una reestructuración de la personalidad.

Asociación Argentina de Counselors

aac@aacounselors.org.ar

http://www.aacounselors.org.ar/



OPINIÓN

Sarampión y rubéola: enfermedades que resisten a su ocaso

 

Hay enfermedades para las que es necesario vacunarse, aunque ya no están presentes en la Argentina, este es el caso del sarampión y la rubéola. Sobre la importancia de la vacunación opinó para Télam el Dr. Osvaldo F. Teglia, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral.

 

Por Dr. Osvaldo F. Teglia

Profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Ciencias Biomédicas de la Universidad Austral

 

El sarampión y la rubéola se encuentran entre las enfermedades infecciosas de más fácil transmisibilidad. No obstante, con la vacunación se podría aspirar a su erradicación del planeta. En Argentina, gracias a las campañas de vacunación exitosas, se considera eliminada la circula

 

ción de ambos virus. El último caso endémico de sarampión en el país se registró en 2000, y el de rubéola en 2009.

A nivel global, se advierten reemergencias y brotes debido a que muchos países no cuentan con coberturas de vacunación adecuadas, generándose entonces bolsones de individuos susceptibles y derivando en un serio compromiso de la inmunidad de grupo. Esta situación amenaza el objetivo sanitario de su eliminación definitiva.

 

Es cierto que Argentina reportó la aparición de casos aislados, pero en su mayoría eran importados. El avance hacia la eliminación total requiere mantener coberturas de vacunación superiores al 95% con 2 dosis de vacuna Triple Viral (sarampión, rubéola y parotiditis) y una efectiva vigilancia epidemiológica; metas incumplidas por algunos países.

 

Los virus del sarampión y rubéola tienen varias similitudes y diferencias. Ambos provocan fiebre y erupción cutánea, se presentan como enfermedades clínicas autolimitadas y no poseen tratamiento específico. Además, la transmisión es de persona a persona, mediante secreciones de vías respiratorias altas de un enfermo al toser o estornudar.

 

Entre las desemejanzas, el sarampión es considerada una enfermedad más contagiosa por vía aérea que la rubéola, debido a que el virus puede vivir hasta 2 horas en un espacio aéreo, donde la persona infectada tosió o estornudó y cualquiera que ingrese a ese lugar podrá contagiarse. Otra diferencia es que la embarazada con rubéola puede contagiar a su bebé a través de la placenta y causar daño fetal severo, denominado Síndrome de Rubéola Congénita (SRC). En cambio, el bebé de una embarazada con sarampión, por lo general, no desarrolla problemas.

 

En cuanto a su gravedad, la gran mayoría de las personas con sarampión se recuperan sin secuelas. Pero, en algunos casos, puede tener mal pronóstico, especialmente en bebés y niños pequeños desnutridos y con compromiso inmunológico, en donde, ocasionalmente, se presentan complicaciones como neumonía y encefalitis (esta última en 1 de 1000 niños afectados). La rubéola, raramente causa problemas graves siendo considerada, exceptuando el SRC, una enfermedad más leve que el sarampión. Ganglio linfáticos aumentados de tamaño y articulaciones inflamadas son frecuentes con la rubéola, y no suelen acompañar al sarampión.

 

A nivel mundial nacen más de 100.000 bebés cada año con SRC. Este se produce cuando la madre no inmune se infecta en las primeras 12 semanas de gestación. El 80% de estos bebés padecerán el SRC que puede incluir trastornos del corazón, ceguera, sordera, incluso daño cerebral.

 

Organismos internacionales estiman, cada año, que millones de niños no reciben las vacunas correspondientes. Las razones son diversas y complejas, y varían según distintos países. Se citan como causas: las crisis que dañan la infraestructura sanitaria y los servicios de salud, interrumpiéndose la inmunización sistemática; la falta de obligatoriedad en los programas de vacunación y los movimientos "antivacunas". Además, el auge de los viajes internacionales favorece la circulación viral, introduciendo el virus en países en donde estas enfermedades estaban totalmente controladas o en vías de control, como es el caso de nuestro país.

 

El nuevo milenio avizora grandes contrastes en la medicina: progresos y desafíos. Por un lado, tenemos sustanciales avances como los tratamientos y la cura del cáncer; en contraste, existen aún afecciones infecciosas ancestrales que permanecen al acecho como el sarampión y la rubéola. La vacunación, reconocida como la primera línea de defensa efectiva de la salud pública y como una intervención con impacto positivo en la seguridad sanitaria mundial, parece ser una asignatura pendiente en algunas áreas del mundo.

 

Télam - 18/07/2019


www.inversorsalud.com.ar - info@inversorsalud.com.ar

 

 

https://www.facebook.com/carlos.orozco.9480


Transfusiones de sangre, el marketing de la eterna juventud

 

Por Dr. Daniel Mautor (Mat. Prof. 285), Hemoterapeuta e Inmunohematólogo, especialista en Medicina Regenerativa de Grupo Prolosalud

 

Mucho se ha escuchado en el último tiempo sobre las transfusiones de sangre de gente más joven con fines estéticos o de rejuvenecimiento. Si bien, es cierto que se estudia esta posibilidad, la realidad es que no deja de ser una práctica controvertida y de la que todavía se sabe muy poco.

 

Las transfusiones en general

 

Cuando están bien indicadas y responden a un problema de salud, la mayoría de las transfusiones se realizan sin problemas y cumplen con los requerimientos de cada paciente. Sin embargo, como con todo procedimiento terapéutico, existen riesgos de los cuales la mayoría de los efectos secundarios son leves y pueden tratarse.

 

Si bien en materia de transfusiones se avanzó de manera notable hacia una mejor seguridad, toda transfusión sigue siendo un riesgo, y es el último recurso terapéutico a aplicar.

 

A veces ocurren reacciones adversas cuando se usa un componente de la sangre. La mayoría no son comunes, y se suelen poder manejar fácilmente. Pueden manifestarse debido a una respuesta inmune o puede ocurrir si las células inmunitarias en el componente de la sangre reaccionan ante las células o fluidos del paciente.

 

Esas reacciones no son comunes y pueden incluir:

 

• Reacciones alérgicas

• Reacción anafiláctica

• Desarrollo de anticuerpos de glóbulos rojos o plaquetas que disminuyen la vida útil de esas células en la sangre

• Daño al tejido pulmonar relacionado con la transfusión (TRALI)

• Enfermedad injerto contra huésped (GVHD)

• También hay reacciones adversas que no se deben a una respuesta inmune y que pueden ocurrir. La mayoría de ellas son muy poco comunes. Pueden incluir una infección debido al uso de un componente de la sangre que contiene una bacteria, un virus (como citomegalovirus (CMV), hepatitis B y C o VIH) o un parásito.

 

La “sangre joven” como secreto de la eterna juventud

 

Para ver si esto era así, se realizó un experimento donde se utilizaron dos ratas de laboratorio.  Se cortaron pequeños trozos de piel de una rata y luego se suturó a la otra juntas por la herida. Después de una semana de unirse, los vasos sanguíneos de los animales comenzaron a fundirse. El resultado fue dos ratas cuyos corazones bombeaban sangre en un sistema circulatorio compartido. Es lo que se conoce como parabiosis.

 

El trabajo se detuvo cuando los animales compartían la mitad de su sangre con su prójimo. Y de acuerdo con los resultados, los ratones añosos que recibieron la sangre de los jóvenes no obtuvieron ningún beneficio. Por el contrario, los jóvenes experimentaron un deterioro, muy notable, en la mayoría de sus órganos y tejidos.

 

Entonces, si bien está en el centro de escena la transfusión e incluso muchos autores manifiestan el desarrollo de investigaciones. No es menos cierto que no presentan ningún grupo control, tampoco tienen mecanismos que neutralicen la acción del efecto placebo. Además, las pruebas son parciales y tienen poco sentido (la inmensa mayoría de los biomarcadores que usan no están relacionadas con la edad). Es decir, están mal diseñados.

 

¿Es esta línea de investigación un callejón sin salida? No, pero aún no sabemos si es útil y/o incluso peligroso (y, por lo tanto, venderlo es éticamente cuestionable). Lo que sí podemos afirmar, es que las transfusiones de sangre no rejuvenecen.

 

Todo se basa en un ensayo clínico que parece más una campaña de marketing que una investigación seria. Al final, los vampiros existen, pero no se alimentan de sangre sino del dinero y la esperanza de aquellos a quienes logran engañar.

 

www.prolosalud.com

instagram: grupoprolosalud

 

Gentileza Eikasía Corporación Corporativa - 18/07/2019


www.inversorsalud.com.ar - info@inversorsalud.com.ar

 

 

https://www.facebook.com/carlos.orozco.9480


 

 

Centro de Diagnóstico Ecográfico Dr. Canetti

Equipamiento de última generación

 

Link a sitio oficial

Sección en Inversor Salud

 

AMPLIACIÓN DE SERVICIOS: TOMOGRAFÍA AXIAL COMPUTADA Y RESONANCIA MAGNÉTICA NUCLEAR DE ARTICULACIONES

 

 

OPINIÓN

¿Cómo cuidar la salud de los chicos durante las vacaciones de invierno?

 

Empiezan las vacaciones de invierno y es el momento para salir de la rutina. Sin embargo, también aumenta la exposición a alimentos ricos en grasas y azúcares, además de las horas sentados en el sillón frente a las pantallas y en muchos casos disminuye la actividad física.

 

Sobre cómo cuidar la salud de los chicos durante las vacaciones de invierno, opinó para Télam la Lic. en Nutrición Melany Carlovich.

 

Por Melany Carlovich

Nutricionista del equipo de Crenyf

 

Empiezan las vacaciones de invierno, muy esperadas por los chicos para tener días libres, descansar, jugar y compartir tiempo con amigos. Las vacaciones son el momento para salir de la rutina. No hay que levantarse temprano, ni pensar en tener listo el uniforme o el guardapolvo, ni en la comida para las viandas; aunque muchas veces somos los padres los que nos volvemos locos por querer ocupar ese tiempo con las mil y unas actividades para que los chicos no se aburran, olvidándonos que el descanso y el ocio también son importantes y saludables, para ellos y nosotros.

 

Otra realidad en las vacaciones es que aumenta la exposición a alimentos ricos en grasas y azúcares, además de las horas sentados en el sillón frente a las pantallas y en muchos casos disminuye la actividad física. El tiempo libre y las bajas temperaturas invitan a generar esta situación y muchas veces es difícil resistirse.

 

Además, solemos relacionar el momento de descanso a los placeres culinarios, y esos suelen venir de la mano del consumo de aquellos alimentos que deberían ser de consumo opcional, pero en las vacaciones se vuelven de consumo diario.

 

En las meriendas y colaciones solemos observar grandes cantidades de galletitas, snacks salados, golosinas, chocolates, alfajores, aumentando así el consumo de grasas, azúcar, sodio y conservantes.

 

Por otro lado, en almuerzos y cenas abundan los guisos, pastas, comidas calientes con mucho contenido de carnes y cereales y poco contenido de verduras. Solemos relacionar las frutas y verduras con el verano, lo que hace que en invierno disminuyamos su consumo.

 

Entonces, ¿cómo podemos hacer para cuidar la salud de los chicos durante las vacaciones de invierno?

 

* Usar el tiempo necesario para descansar. El descanso y el ocio hacen una vida saludable. No debemos confundir el ocio con el sedentarismo, y debemos intentar sumarle horas de movimiento a estos minutos de distensión.

 

* Aprovechar el tiempo en familia para hacer actividades que durante el año no podemos hacer por falta de tiempo: paseos a lugares turísticos, recorridas en bicicletas. También se pueden organizar juegos en casa.

 

* Elegir recetas para cocinar en familia. Llenar la heladera, alacena y la casa de alimentos saludables, caseros y hechos con los chicos. Preparar budines de frutas y verduras de estación, dips de diferentes alimentos para comer como snacks con verduras (hummus, palta, dip de zanahoria, de calabaza). La planificación, las compras organizadas y en familia nos ayudan a tener una casa segura, con alimentos saludables a disposición para los momentos de ingestas.

* Si vamos al cine o al teatro y compramos algo para comer, no optar por las porciones extra grandes sino moderadas. Llevar bolsitas y dividir el balde de pochoclos entre todos o comprar la porción individual, es de gran ayuda. Preferentemente elegir bebidas sin azúcar y pequeñas.

 

* Limitar el uso de pantallas reducirá las horas de sedentarismo y la exposición a alimentos ricos en azúcares y grasas. Usar las horas sin pantalla y en las que los chicos no puedan estar al aire libre o en movimiento para los juegos de mesa, de ingenio, de pensar que aunque tienen a los chicos sentados, los mantiene activos, con el pensamiento y la cabeza en acción.

 

Al pensar un programa para hacer en familia, que la comida no sea el eje central, sino que acompañe. Por ejemplo: que la salida no sea ir a merendar o tomar un helado, sino ir a la plaza o andar en bici y luego se puede merendar en casa o afuera. Pero si centramos el programa en la comida vamos a encontrar el placer en eso y no en disfrutar de lo que estamos haciendo y la compañía del otro.

 

Además, el invierno y el frío vienen acompañados de resfríos, alergias, gripes y enfermedades que afectan nuestro estado de ánimo. El consumo de frutas y verduras nos aporta vitaminas y minerales que nos ayuda a mantener las defensas altas y disminuir la probabilidad de enfermarnos.

 

Por eso, aprovechar las vacaciones para conocer los distintos tipos de frutas y verduras, hacer una visita a la verdulería y preparar comidas calientes que incluyan verduras para almuerzos y cena, como lasagnas de vegetales, guisos con verduras y legumbres, pastas con verduras, revueltos y salteados. También se pueden usar las verduras en desayuno y merienda, preparando budines, galletas, tortas. Usar las frutas frescas en todas las comidas, en una ensalada, como colación, para acompañar tu desayuno. Tenerlas a disposición en los paseos para comer si tienen hambre.

 

Pensar en las vacaciones de invierno, en general nos estresa. Los chicos no van a la escuela, y si no podemos viajar y nos tenemos que quedar en casa, pensamos en cómo podemos rellenar esas horas. Generalmente lo hacemos con comida y pantallas para evitar el aburrimiento y no pasar frío, sin pensar en que, muchas veces, una tarde de sillón y computadora es peor que una salida y paseos al aire libre con el suficiente abrigo y cuidados. Seamos conscientes y creemos ambientes y casas seguros para que los chicos puedan disfrutar de sus vacaciones sin poner en riesgo su salud.

 

Télam - 18/07/2019


www.inversorsalud.com.ar - info@inversorsalud.com.ar

 

 

https://www.facebook.com/carlos.orozco.9480